Somos “nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de Aquel que nos llamó de las tinieblas a su luz admirable” 1ª Pedro 2:9
Somos hijos de Dios por su Gracia, diferentes pero  “con un mismo sentir” somos de la familia de los hijos de Dios; somos su pueblo, y esto nos hace sus colaboradores para proclamar el Evangelio (Buenas Noticias) proclamar al Dios de paz el de la convivencia.
El Dios que cambia el corazón del incrédulo en alguien nuevo.
¿Conoces tú a ese Dios?