”    Jesús dijo a Simón Pedro: hijo de Jonás ¿me amas?  pongamos nuestro nombre en el lugar del de Pedro y respondamos al Señor Decirle que sí, que le amamos, conlleva implicaciones de por vida: amar, obedecer, vivir el día con un sí por respuesta sólo puede salir de un corazón entregado y dispuesto a ser transformado como lo fue Pedro. Nuestra salvación ( tú salvación, si a si lo deseas) nos es dada por gracia , pero cuando consideramos el precio que pagó Jesús, vemos que no tiene nada de barata Tú reconocimiento como ser humano pecador es el primer paso a aceptar. La transformación viene por meditar su Palabra Si quieres respuestas aquí  estamos  Amen