Con tus rodillas dobladas buscas discernimiento
¿Qué tienes alma que lloras?
Te hicieron daño rasgando tus sentimientos
¿No puedes perdonar porque te hirieron?
Te ofrezco el camino para vencerlos
Pásame tus heridas y pronto sentirás consuelo
Perdónales, sin precio, esté ya lo pague yo en el madero.