flor3El autor, general Lew Wallace, vivió en la época en que el inteligente ateo R.G.Ingersoll negaba públicamente la existencia de Dios. Un día se encontraron ambos en un tren, y el ateo, después de burlarse del cristianismo, se volvió de repente a Wallace i le dijo: Lew, tú eres hombre letrado y pensador. ¿Por qué no juntas el material suficiente para escribir un libro y lo entregas al mundo dando pruebas de la falsedad de Jesucristo?
Prueba que no existió  y mucho menos que es autor del N.T.
Wallace atendió la sugerencia su búsqueda de material lo llevó a desplazarse para consultar antiguos manuscritos del periodo histórico en que Cristo vivió.
Lew Wallace saco tres conclusiones:
Jesucristo era una figura histórica real.
Jesucristo era el Hijo de Dios y el Salvador del mundo.
Jesucristo era la respuesta a las necesidades de su propia vida.
Ante este descubrimiento, Wallace entrego su vida a Cristo y en lugar de escribir en contra de Cristo, escribió = BEN-HUR= para probar que Jesús de Nazaret es indiscutiblemente el  Salvador del mundo.
Que el poder que mana del Calvario transforma vidas como transformó la suya.
Amén