¿ Y quién podrá soportar el tiempo de su venida? ¿ o quién podrá estar en pie cuando él se manifieste? Porque él es como fuego purificador, y como jabón de lavadores ( Jesucristo ) Desde los días de vuestros padres os habéis apartado de mis leyes, y no las guardasteis. Volveos a mí, y yo me volveré a vosotros, a dicho el Señor de los ejércitos. Mas dijisteis: ¿En qué hemos de volvernos?
Por demás es servir a Dios. ¿Qué aprovecha que guardemos su ley, y que andemos afligidos en presencia del Señor de los ejércitos? Decimos, pues, ahora: Bienaventurados son los soberbios, y los que hacen impiedad no sólo son prosperados, sino que tentaron a Dios y  escaparon.
Porque he aquí, viene el día ardiente como un horno, y todos los soberbios y todos los que hacen maldad serán estopa………y no les dejará ni raíz ni rama.
Mas a vosotros los que teméis mi nombre, nacerá el Sol de justicia, y en sus alas traerá salvación
Este libro del A.T. fue escrito cuatro cientos años antes de Cristo El pueblo  dudaba del amor de Dios y se preguntaban si había justicia divina. Puesto que los incrédulos prosperaban eso les hacia cuestionarse si valía la pena obedecer a Dios
.
Es mucho el tiempo que nos separa de aquella generación, sin embargo los seres humanos somos los mismos. Con las mismas guerras y preguntas. Impacientes ante las injusticias. Pero El Dios soberano traerá juicio y perdón a todos los que esperan en él igual  que entonces. La diferencia con el ahora es que el juicio será el juicio final y se terminara el tiempo del arrepentimiento En Cristo se cumplirán todos los tiempos y aquellos que  han  dudado de la misericordia y el justo juicio de Dios en aquel día podrán comprobar que el Dios de amor y de justicia siempre ha estado presente.