“Yo he visto el trabajo que Dios ha dado a los hijos de los hombres para que se ocupen en Él.
Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin.

He entendido que todo lo que Dios hace será perpetuo; sobre aquello no se añadirá, ni de ello se disminuirá; y lo hace Dios para que delante de Él teman los hombres.
Aquello que fue, ya es; y lo que ha de ser, fue ya; y Dios restaura lo que pasó”  Eclesiastés,3:10
El ser humano tan incrédulo ante la majestad de Dios, no se da cuenta que “nada nuevo hay bajo el sol” los hombres y mujeres pasan, pero Dios es eterno y todos nos presentaremos ante Él con nuestra vida a cuestas y tal como la hemos vivido.
Piensa amigo que no duele