Dicen que la violencia es el pan de los débiles .
Nuestras T.V. no saben más que relatar los actos violentos que diariamente llenan sus noticias, por lo que podemos llegar a la conclusión que estamos rodeados de débiles.
Pero como explicamos entonces tanto despropósito.
No es fácil ni es a nosotros de hacer un estudio sociológico, pero si nos atrevemos a decir lo contrario de lo que dicen muchos expertos de que la violencia siempre existirá, no tiene porque ser así.
Muchas veces la violencia no es más que la respuesta
al miedo, cada vez vivimos con mas incertezas y esto hace que ante la inseguridad cada vez se reaccione mas violentamente.
La violencia también crea en el interior de la persona sentimientos de culpa que pretende apagar con más violencia. O sea, parece el pez que se muerde la cola.
Hay quien dice; que la violencia crea adicción y como toda adicción es difícil de curar, pero nosotros sabemos que Dios transforma los corazones violentos en personas de paz La persona de Jesús y sus hechos nos demuestran que la violencia no sirve para nada, solo causa dolor, sin embargo la paz tiene mejores frutos y vale la pena luchar por ella.