” Tú ( Dios) amas la verdad en lo íntimo y en lo secreto me has hecho comprender sabiduría” Salmo 51: 6
Dios desea que Su verdad sea establecida dentro  de nosotros. Su verdad puede compararse a una pared protectora que nos protege de las dañinas mentiras del enemigo. La verdad establece nuestros corazones en amor y gracia. Provee un ambiente positivo en el que nuestros espíritus pueden alimentarse y nuestra fe crecer.
Cada vez que permitimos a una de las mentiras de Satanás entrar en nuestro corazón, creamos una brecha en la pared protectora de la verdad. Mientras que la brecha permanezca, nuestros corazones serán inundados con dudas, temores y pensamientos condenatorios que Dios nunca quiso que estuviesen, pensamientos que nos robarán nuestra paz y el gozo
Si hemos permitido que una mentira del enemigo rompa nuestra pared protectora de la verdad, comencemos  a reparar esa brecha hoy. Rechacemos  la mentira y confiemos en las promesas de Dios.
Recibamos la limpieza del Señor y permitamos que la sangre de Jesús nos purifique de toda contaminación que la mentira haya traído a nuestras vidas, para que la paz de Dios y el gozo del Señor llenen nuestros corazones de nuevo