Cuando el pueblo de Israel salió de Egipto ya llevaba la homosexualidad entre sus filas (nada nuevo bajo el sol).
En la cultura egipcia era normal y natural, tanto como otras muchas conductas permisivas e idolátricas.
Dios escogió el momento del Éxodo para dictar a Moisés las conductas morales (‘los diez mandamientos’) que deseaba para su pueblo, nación escogida como portavoz del Dios santo “seréis, pues, santos, porque yo soy santo” Lv 11:45
Israel necesitaba sanidad física y espiritual. Levítico desarrolla la ley dada a Moisés en el Monte Sinai y exige que cumplan sus leyes en obediencia como respuesta al Dios santo.
Estas leyes son el fondo de todas las constituciones del mundo, no robarás, no codiciarás, no adulterarás, honrarás a tu padre y a tu madre, amaras a tu prójimo como a ti mismo etc…son leyes para la convivencia justa, son leyes de sanidad moral.
Buscar justificaciones a la mentira o a la homosexualidad es querer ver a un gato con siete patas sabiendo que siempre tendrá cuatro.
Condenar todo lo que se aparte de la moral solo le concierne a Dios, pero el creyente en Cristo tiene la responsabilidad moral de no comulgar con las justificaciones que nos propone la sociedad en la que vivimos porque entonces aceptamos que Dios se equivocó cuando en el libro bíblico de Levítico hace expresar a Moisés la condena al homosexualismo.
Los creyentes son desacreditados cuando cuando levantan su voz en contra de conductas antinatura como las ya expresadas anteriormente.
Los cristianos estamos en contra de cualquier descriminación que afecte a los derechos humanos y sociales de cualquier ser humano porque todos somos criaturas de Dios creación suya, pero el creyente no puede cerrar los ojos ante los que argumentan que si la relación entre dos hombres o dos mujeres es consentida no existe pecado, que ya es hora que la iglesia cristiana se abra a la tolerancia, hay culturas que la homo…. es lo mas normal del mundo ¿normal? Si a Dios no le hubiera inportado el lugar que ocupa el sexo en las relaciones intimas nos hubiera creado hermafroditas como los caracoles, pero no,! creó al hombre y a la mujer como dos mitades que unidas hacen un completo, Génesis 2:4 dice; y los dos serán una sola carne.
Toda conducta que se desvia de esta verdad es hacer violencia al Dios que dictó las normas para sanidad de la humanidad.
La raza humana se esta degenerando lenta pero sistemáticamente. Lo que el mundo llama libertad no es más que la respuesta del hombre que vive de espaldas a Dios rechazando lo que es bueno se hace malo para el mismo hombre. “lo que antes erá bueno ahora es malo y lo que antes erá malo ahora es bueno” Isaías.
Estamos en el tiempo de la Gracia de Dios por la cruz de Cristo para que todo hombre se arrepienta de sus pecados y sea salvo, pero este tiempo también tiene un limite ¿corto? no lo sabemos ¿largo? tampoco lo sabemos, pero una cosa si sabemos y es que Dios no se equivoca y el hombre ¡Si! ,pensar  con equidad es vital para cualquiera que desee ponerse en orden con Dios.