El perfeccionismo no es más que una falsa cobertura de la soberbia.
El tiempo es el mejor carnet de identidad de la conducta de la persona.
El ser humano es inteligente pero no sabio.
Decir la verdad, siempre resulta poco práctico, pero nunca es inmoral.