No podremos subir contra aquel pueblo, porque es más fuerte que nosotros” Números 13:31
Los Israelitas se asustaron al ver la multitud a la que debían enfrentarse el miedo les oprimía el corazón y no podemos reprochárselo. Aquellas escenas de guerra siguen estando entre nosotros. Los motivos quizás han cambiado pero el corazón del hombre sigue siendo el mismo ¿No tenemos miedo ante tanta violencia gratuita? ¿Dónde está la cordura de los gobernantes?  Dirijamos nuestra mirada hacia Dios y pidámosle discernimiento para saber vivir como seres humanos que un día estamos llamados  todos a darle cuentas por nuestras vidas,