Encomiéndate a Dios con todo tu corazón, que muchas veces suelen llover sus misericordias en el tiempo que están más secas las esperanzas.