La Pascua es recordar la crucifixión de Cristo, la cual es un hecho plenamente demostrado en la historia seguida de la resurrección.
“Si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana”
La Resurrección  de Cristo es el núcleo de la fe cristiana, esta es la roca inconmovible de nuestra convicción. No se nos tenga por necios a los que lo aceptamos a sí, puesto que aquellos que si lo niegan están negando algo más que un hecho histórico probado, están negando que Dios existe y puede actuar soberanamente. Aquel  que siendo Dios se hizo hombre, sin pecado, para sufrir el castigo que todos nosotros merecemos.
Dios estaba en Cristo pagando en la cruz por tu pecado y el mío y el de todos  aquellos que aceptan su naturaleza pecadora y sin remedio. Dios en Cristo ofreció el camino a la reconciliación eterna.

Esto es la Pascua, la muerte y la resurrección de Cristo, una esperanza eterna de estar con Èl en un reino de justicia paz y libertad.