” No podremos subir contra aquel pueblo, porque es más fuerte que nosotros” Numeros,13: 31 es interesante leer esta historia para darse cuenta que los tiempos no cambian. Los israelitas se asustaron al ver la multitud a la que debían enfrentarse, el miedo atenazó sus corazones y no podemos reprochárselo. No estamos nosotros también condicionados por nuestros miedos? Cuando vemos toda la violencia gratuita que nos amenaza ¿ Donde está la cordura de los gobernantes para administrar las naciones que dirigen?
Sin embargo la palabra de Dios tranquiliza al creyente en Cristo cuando leemos ” No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo” el miedo es humano y Dios sabe que este nos condiciona muchas veces, pero nuestra confianza en sus propósitos para este mundo deberia hacernos vivir con más confianza y buscar en nuestro vivir de cada día lo justo y lo ético siendo para nuestros entornos esa luz y esa sal que Jesús nos pide ser para llevar a muchos a sus pies. El es el único camino que la humanidad necesita conocer ( Y tú  eres responsable de darlo a conocer)