imagen5La adicción a las drogas es la puerta abierta a la antivida y a la autodestrucción que siempre acaba con muerte prematura. Las drogas corroen la dignidad humana, la droga marca un estilo de “vida” que no cree en ningún valor.

El Papa, Juan Pablo II dijo sobre ellas ” Mientras muchas vidas quedan quemadas, los poderosos señores de la droga viven descaradamente en el lujo y el despilfarro.

Es fundamental transmitir valores a los jóvenes y no ahorrarles el sentido de la responsabilidad. Hay que alentarles hacia un futuro de ilusión por mucho que los corruptos estén dando imagen de desesperanza.

Dios está para ayudarte