“Conté mís años y descubri que tengo menos tiempo para vivir de aquí en adelante, que el que viví hasta ahora. Me siento como aquel niño que ganó un paquete de dulces; los primeros los comió con agrado, pero cuando percibió que quedaban pocos, comenzó a saborearlos profundamente.

Ya no tengo tiempo para soportar a personas absurdas que, a pesar de su edad cronológica, no han crecido. Quíero vivir al lado de la gente humana, Que sepa reir de sus errores. Que defienda la dignidad humana y que desee tan sólo andar del lado de la verdad y la honradez.
Pretendo no desperdiciar parte alguna de los dulces que me quedan.
Mi meta es llegar al final satisfecho y en paz con mis seres queridos y con mi conciencia.
Tenemos dos vidas y la segunda comíenza cuando te das cuenta que solo tienes una.”
Copiado y recopilado del poema Golosinas