Hijo mío como no me das la oportunidad de decirte con palabras lo que tengo para decirte lo hago por escrito.
A si que voy a traspasarte el corazón porque te quiero.
 Eres el hijo de mis entrañas que naciste con una predisposición a una enfermedad llamada alcoholismo, a si que tu no eres culpable por ser uno más en este mundo podrido dónde estas cosas pasan, y a ti al parecer te tocó y también a todos nosotros por los daños colaterales que trae lo que sufres tú y todos los que te queremos que somos tu familia.
¿Eres culpable? por supuesto que no, pero si eres culpable  de no buscar solución porque sabes que la hay.
!Ser alcohólico no es pecado!! el pecado está en no coger la salida a una vida distinta y mas digna ¿es fácil? por supuesto que no!! pero la sanidad está al alcance de tu mano, es no TOCAR el alcohol el resto de tu vida. Ese es el precio para vivir mejor contigo mismo. Puedes dejarlo te lo has demostrado a ti mismo en diversas ocasiones pero ahora, as vuelto a caer. Te reto a que pienses en tus épocas de sobriedad en las que estabas mejor y vivías mejor, todo lo contrario de ahora que vuelves a estar en activo. Te engañas a ti mismo pensando que estas mejor cuando bebes pero en el fondo de tu conciencia sabes que no es así te sientes tan frustrado que tapas está frustración con tu ” amor” alcohólico.Se realista, tú eres el más perjudicado, los demás han buscado sus propias salidas, con pena en el corazón por tu esclavitud, !nadie está contra ti, pero todos estamos contra ese alcohol que domina tu vida, no busques excusas en los demás para justificar tu bebida. Piensa que tienes dos caminos ante ti, uno hundirte en una vida miserable dónde cada vez más puedes llegar a perderlo todo, cosa que no veo improbable tal y cómo estás, oh !! bien divorciarte para siempre de ese “amor” tuyo llamado alcohol. Por cierto ese “amor” al alcohol no acaba de  adormecerte la conciencia la conciencia ¿verdad? que no lo logra del todo? ¿sabes porque? porque naciste con une corazón bueno lo malo es qué, cuando bebes la cabeza no te la rige el corazón.
Si hijo mío piensa si te vale la pena vivir esclavo de una botella que sólo alberga veneno oh luchar por una vida digna al lado de los que te quieren, a ti de elegir, según elijas recogeras.
 A mí como tu madre me gustaría que eliguíeras vivir con dignidad, pero si tú prefieres la basura del alcohol los demás seguiremos viviendo sin ti porque con el cuerpo lleno de veneno no eres el hijo que un día lleve en mi vientre. Yo no soy tu enemiga amor mío, tu enemigo se llama alcohol, a sí que a ti de eleguir, yo sé que puedes, pero no se si tu lo sabes, porque si lo sabes y no le pones remedio todo lo que te pase será culpa tuya y de nadie más.
No te escribo para convencerte  de nada se que no puedo pero no quiero guardar silencio hacia tu enfermedad, viviré con la esperanza de que tomes la mejor decisión de tu vida como seria darle una patada a la botella que te hunde la vida. Pero si prefieres seguir sumergido. en la basura del alcoholismo será tu propia elección y espero no culpes a nadie por ello .
!!Si quieres ayuda ya sabes dónde encontrala!!!