” Yo soy el Señor que formo la luz y creo las tinieblas, que hago la paz y creo la adversidad”
Si, hijo mío, amor mío, yo creo la adversidad, esta adversidad en la cual estás debatiéndote.  Ahora llora, llora todo lo que quieras pero no te desanimes del todo porque pronto acabará. Pronto Él te traerá la luz; pronto te dará la paz. Acógete a una de sus múltiples promesas puesto que ” Él es quien hace la llaga y Él la vendará; Él hiere y sus manos curan