Faltan pocos días para dejar un año atrás y empezar uno de nuevo.
El que dejamos, para algunos habrá sido difícil, quizás hasta doloroso, para otros habrá sido más llevadero.
Sea cual sea nuestra experiencia, una cosa es cierta para los que nos sentimos hijos de Dios,
Él es nuestro apoyo y nuestro guardador.

Tenemos 365 días nuevos por delante llenos de interrogantes cierto pero la Palabra nos dice: “Estaré contigo”, confiemos puesto que por mucho que nos afanemos el Señor tiene nuestras vidas en sus manos
conoce todas nuestras historias y cómo se resolverán.
Para aquellos que les es difícil creer también tienen esos 365 días de
incógnitas y que por mucho que crean que pueden dominar sus vidas,
éstas están en el aire.
Y como el aire todo es imprevisible.
“Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz”